fbpx

💢 Lo más difícil del francés para un español

Lo más difícil del francés para un español

 Hoy vamos a tratar sobre las dificultades que ofrece el estudio del francés para los españoles, pues siendo el francés y el español dos idiomas emparentados, en cambio, la pronunciación de uno y otro difieren bastante, lo que se ve  dificultados por las coincidencias gramaticales.

Efectivamente, aunque es verdad que el francés no resulta difícil de aprender para un español, teniendo en cuenta  que ambas son lenguas romances, que comparten estructura gramatical muy similar, y que además se aprende con relativa rapidez, puede parecer algo raro que vayamos a escribir sobre los aspectos más difíciles del francés y no de otro idioma. ¿Por qué?

Existen varias razones

Efectivamente existen varias razones de diversas índoles. Pues se trata de un idioma que es hablado por más de doscientos millones de personas en más de 30 países diferentes. También comparte con el inglés la oficialidad en la enseñanza de lenguajes en los cinco continentes, a lo que hay que añadir que es uno de los más utilizados en Internet a la vez que es también uno de los más demandados por las empresas.

Pero muy especialmente, porque el francés contiene elementos o aspectos que a los españoles nos cuesta un tanto de aprender, cuales son la pronunciación y la ortografía. A estas cuestiones vamos a dedicar nuestro artículo con  el propósito de aportar soluciones.

No se trata de que te vayamos a enseñar francés, lo que hacemos con mucho gusto es desbrozar el camino para que los estudiantes circulen por él más libremente y hagan de sus estudios un paseo ameno y confortable.

La pronunciación

Debemos insistir en que tanto el inglés como el francés, por sus características peculiares en la pronunciación ofrecen ciertas resistencias al estudiante español,  debido a que nos resulta muy complicado a veces acercarnos a la pronunciación francesa. La cuestión principal es que el francés tiene 37 fonemas, es decir, siete fonemas más que el español, y esta es una cuestión que además se complica porque algunos fonemas son nasales (que el aire ha de pasar por la cavidad nasal) y nos es más dificultoso a la hora de hablar.

La mayor dificultad se nos presenta como consecuencia de que en el español carecemos de dichos fonemas y hemos de realizar un esfuerzo para aprenderlos debidamente, y también influye que en el francés existen multitud de letras mudas. No nos queda otro remedio que aprenderlos y practicar mucho al respecto, pero con un poco de paciencia e interés se soluciona el problema.

¿Cuál sería la solución correcta?

Evidentemente, se trata en primer lugar de escucharlo mucho hasta que nuestra mente lo haga entrañable, esto ayudará bastante a la hora de pronunciarlo. Hoy existen multitud de aplicaciones en Internet para escuchar dichos sonidos y practicarlos.

En España no resulta difícil practicar con turistas, e incluso en muchos lugares existen bares de intercambio de idiomas que pueden facilitarte el contacto con nativos franceses.

La ortografía

Contrariamente al español en el idioma francés las palabras no se escriben tal cual se pronuncian, esto unido a que muchos vocablos se escriben casi igual que en el español, lo que confunde al hispanoparlante con demasiada frecuencia. Esta cuestión, es una de las engorrosas para el estudio del francés por parte de los españoles.

La solución es bien sencilla, escribir, escribir y escribir en francés. Pero también, nos lo ponen fácil las cientos de películas francesas subtituladas en francés, que  no solo nos enseña la ortografía, sino que además nos ayudan a corregir los defectos de que adquirimos en nuestra pronunciación.

Distinciones gramaticales

Las estructuras gramaticales suelen especificarse en la escritura, al contrario que en el francés hablado. En el hablado la frase se deduce del contexto, en cambio, hay que ser bastante más preciso cuando se escribe. Si los libros te resultan un poco agobiantes, no te preocupes, la mejor fórmula será entonces, ver películas en francés, siendo ésta quizás la solución más precisa, debido a que te permite comparar el qué dicen con el cómo se escribe.

Atender a la morfología

El idioma español es prodigo en fórmulas para formar el plural y para distinguir los géneros masculino y femenino, esto tal vez no nos ayuda mucho con el francés y es por ello que acostumbramos a equivocarnos respecto de los géneros y de los plurales.

Naturalmente, la solución está en conocer bien las normas gramaticales para ponerlas en práctica. Reglas que te enseñan en cualquier escuela o academia de francés, o consultando la gramática francesa en uno de los cientos de textos editados. Las películas y los libros son las herramientas auxiliares más eficaces para el estudio de un idioma como es el francés, que contiene  sonidos y una  escritura diferenciadas para un español.

Como habrás podido comprobar, te hemos expuesto de la manera más sencilla las dificultades más generalizadas en el estudio del francés para los españoles, y además te hemos aportado soluciones para afrontar dichas dificultades. Ahora se trata de emplearle tiempo y como no, un poco de esfuerzo. Con estos ingredientes estamos convencidos que puedes salir airoso de dichos problemas. Estos y otros consejos puedes conseguir leyendo los numerosos artículos de éste en nuestro blog.

¡Compártelo con quien tu quieras!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *