fbpx

Los idiomas más difíciles para un hispanohablante

¡Compártelo con quien tu quieras!

Los idiomas más difíciles para un hispanohablante

No todos los idiomas presentan las mismas dificultades al estudiarlo, pues aquellos que son de la misma familia que el español, naturalmente son más asequibles, pero en cambio los que no lo son ofrecen mayores dificultades. En este artículo te aportamos las lenguas que más dificultades ofrece a los españoles, como es lógico te exponemos las razones de la resistencia de dichos idiomas.

Los idiomas más difíciles de aprender para los hispanos:

Chino mandarín

Es quizás el idioma que mayores dificultades ofrece. En realidad el mandarín no solo es difícil para los latinos, sino que quizás sea a nivel mundial el más dificultoso de aprender. Pero ¿por qué esta lengua es tan complicada? Primero que nada por su alfabeto… Su dificultad radica en su inexistencia. Efectivamente, no podemos aprender el alfabeto chino, por la sencilla razón de que no existe; en cambio, la lengua china contiene miles de caracteres llamados sinogramas.

Y este es el problema:

Debemos aprender a leer, escribir y pronunciar cada uno de ellos. Pero no te asuste ni te dejes que te amedrante este obstáculo que se aminora, al saber que, ¡no es necesario saber tanto para mantener una conversación normal en y sobre la vida cotidiana!

Ahora bien, debemos prestar mucha atención a que este idioma tiene otra característica que lo convierte en uno de los idiomas más difíciles de aprender para los hispanos: el chino es un idioma de tono. Quiere decir que posee cuatro en total: un tono ascendente, un  tono descendente, un tono ascendente – descendente y un tono plano. Los errores se cometen en el momento en que utilizas la palabra incorrecta, la habilidad consiste en saber cómo usar el tono correcto. Por lo tanto, mā (妈) significa “madre”, mientras que mǎ (马) significa “caballo” y mà (骂) significa “insultar”. Y aquí está la cuestión, debes “evitar insultar a tu madre llamándola caballo”.

Alemán

La verdad es que no se hace necesario marchar hacia Asia para encontrar un idioma que nos sea difícil de aprender. Fijémonos  en un idioma europeo: el alemán. Efectivamente el alemán es un tipo de idioma que amedranta a los españoles. Pero ¿qué tiene el alemán para estar catalogado como una de las lenguas que más dificultades ofrece a la hora de aprenderla? Tal vez, bastaría con decir que sus palabras, son a veces muy largas y compuestas por una cantidad de consonantes que asustan al verlas todas juntas. El ejemplo clásico lo dice todo: “Geschwindigkeitsbegrenzung”. que significa “límite de velocidad”.

Además, aunque los alemanes tienen tres géneros cuales son: masculino, femenino y neutro, no resulta muy fácil que digamos adivinar el género

En el alemán a veces resulta algo difícil saber cuál es el género de un nombre, al menos intuitivamente. Para los menos iniciados en esta lengua les resultará muy dificultoso suponer que las palabras:

  • Arbert (trabajo)
  • Welt (mundo) y tantas otras son femeninos en alemán,
  • en tanto que Mädchen (Chica) es neutral,

Solo podrán acercarse a esta realidad aprendiendo ciertas argucias que identifican en el género de una palabra. En realidad, solo basta con poner atención y observar los finales. Es decir, hay que aprender de memoria que los nombres que acaban en –chen- son neutrales y las que terminan en: eit, – heit , -keit – ung son siempre femeninos.

Turco

Muchas personas caen en el error de afirmar que el turco y el árabe son parecidos por su proximidad física. No deja de ser un pensamiento erróneo, porque parte de una observación que no es real, porque el turco utiliza, además de algunas letras nuevas, su alfabeto está más cerca del español. Sin embargo, esto no quiere decir que para los españoles sea fácil, pues como ya sabemos la dificultad de una lengua no se limita a su escritura. Debemos tener en cuenta que el turco es catalogado como uno de los idiomas más difíciles de aprender por distintas razones:

  • La primera razón es la armonía vocal. La frase turca “Parece que tienes que sufrir para ser bella”, es un dicho que puede perfectamente ilustrar lo que es el idioma turco. Además, las reglas de sucesión de sus vocales exigen para su aprendizaje muchísima constancia en el empeño por asimilar por completo, el idioma turco, lo que para muchos estudiantes españoles suele ser una tortura. Sin embargo, el turco posee una gran armonía y una belleza que nos hace afirmar que vale la pena el esfuerzo por aprender este idioma

Danés

El danés es un idioma de la rama germánica y está relacionado con el alemán; sin embargo, su conjugación es bastante más simple, mientras que solo emplean el genitivo en las declinaciones. Además sus palabras suelen bastante más cortas que el alemán. Pero a pesar de estas características el danés ni mucho menos es fácil aunque no ofrece las mismas trabas que nos pone el alemán a un latino. Su gran problema es la pronunciación.

En principio diremos que la forma escrita y la oral son dos cosas bastante distintas y esto hace que se pronunciación para su aprendizaje sea de las más difíciles de toda Europa. La gran dificultad que presenta el danés es que es un idioma que emplean más consonantes en la escritura que en su sistema oral. Realmente para un español puede ser muy difícil ver tantas consonantes escritas que luego están ausentes en las palabras pronunciadas. Un español un francés, etc, se volvería loco para pronunciar las siguientes palabras: “man”, “tomme”, “like”, “apple”, “gomme” o “sum” todas de la misma manera, es decir, “ome”.

Ruso

Un español que comienza a estudiar ruso, lo que más le llama al principio la atención es su alfabeto Cirilo, creyendo que es lo más difícil de este idioma. Pero no es así, aunque en  un principio nos choque porque no es nada parecido al nuestro. Los inconvenientes del ruso, lo que lo hace verdaderamente difícil viene a continuación.

Los rusos no se sienten muy satisfechos con la disminución de los nombres comunes. Y hacen lo mismo con los nombres propios: nombres de ciudades, países, personas… Todo vale. Además de eso, las variaciones deben respetar reglas bastante excéntricas para un hispano: se diferencia así el masculino inanimado (es decir, los objetos, por ejemplo, un teléfono) del masculino animado (en otras palabras, los seres humanos). ). vivo – por ejemplo, tu hermano). Además, las reglas de declinación plural varían según la cantidad expresada.

¡Compártelo con quien tu quieras!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *