fbpx

Las ventajas de aprender un idioma extranjero

Las ventajas de aprender un idioma extranjero

Cuántas veces nos hemos encontrado haciendo planes, organizando viajes o soñando con cambiar nuestra forma vida, de trabajo y luego nos encontramos teniendo que vérnosla con la realidad. Quizás leímos un anuncio de trabajo y entre los requisitos, después de que pensaras que eras la persona perfecta para ese puesto, leíste la nota al pie de página ” Excelente conocimiento del idioma inglés”.

Por esta y otras muchas ocasiones que nos brinda la vida para dar un paso hacia adelante, en la que se requiere el conocimiento de una lengua, nos debe hacer pensar que poco o mucho siempre es una ventaja aprender un idioma extranjero.

Incluso, el estudio de una lengua extranjera, podría ser el comienzo de grandes y emocionantes aventuras: puede llevarte a mundos nuevos y diferentes y a numerosos beneficios que pueden hacer tu vida realmente más fácil o al menos hacerla más interesante.

¿A dónde puedes ir sin conocer el idioma?

Imagínate la siguiente escena: ¡a través de cualquier sitio web en Internet lograste reservar el viaje de tu vida! Un descuento extraordinario en vuelos y hoteles y ciertamente no desaprovechaste la oportunidad. Así que te irás en una semana. Justo el tiempo de tirar dos cosas en tu maleta y ¡ya está!

Sin haber intercambiado una palabra con nadie por desconocimiento del idioma, llegas a tu destino, y fuera del aeropuerto comienzas  a probar el lenguaje universal de los italianos: los gestos. Toma un taxi y pídale al conductor que lea las instrucciones en su teléfono móvil. Pero es cuando llegas al hotel cuando te das cuenta de que te has tomado el tema del idioma a la ligera y que quizás viajar así puede significar no vivir una rica experiencia al máximo.

De hecho, el significado del viaje no es solo ir a nuevos lugares, sino sumergirse en la cultura, aprender sobre costumbres, lugares particulares…

 ¿Y cuál es la mejor manera de hacer todas estas cosas?

Hablando e interactúando con sus habitantes. Y para ello hay que aprender idiomas.

Encontrar un trabajo gratificante

Vivir en un mundo globalizado significa que la mayoría de las pequeñas, medianas y grandes empresas buscan nuevas oportunidades y abren las puertas al comercio exterior. Es muy común, de hecho, al mirar a través de los distintos anuncios de trabajo, encontrar entre los requisitos de búsqueda de las empresas “excelentes conocimientos de inglés y otro idioma”.

Conocer un idioma extranjero puede significar ver nuevas puertas abiertas, dándote diferentes posibilidades para elegir. Poder hablar inglés o francés con fluidez, por ejemplo, se encuentran entre las habilidades más buscadas por las empresas y pueden ser el punto de partida para el que te elijan entre muchos candidatos.Tarde o temprano se pondrá a prueba el nivel de tus habilidades lingüísticas.

¿Y si, una vez contratado, se da cuenta de que ni siquiera puede contestar el teléfono, o enviar un correo electrónico en inglés o francés?

Estimula tu propia inteligencia

Según el lingüista Claude Hagège, “los bilingües poseen una maleabilidad y finura cognitiva superior a la de los monolingües. El conocimiento de un segundo idioma también le permitiría desarrollar la inteligencia verbal, la conceptualización, las habilidades de razonamiento en general y estimular el descubrimiento de las reglas que son la base para la resolución de problemas”.

Vivir en entornos multilingües y aprender inglés desde niño, por lo tanto, influye positivamente en el aspecto cognitivo de las personas. Pero incluso comenzar a estudiar de mayor tiene sus efectos positivos porque promueve el rápido proceso de memorización de la información y ayuda a mejorar el rendimiento escolar o laboral. Uno de los beneficios de aprender algo es entrenar tu cerebro. Aprender un nuevo idioma puede estimular la inteligencia y evitar el envejecimiento prematuro de la mente.

El conocimiento de una lengua extranjera, por tanto, tiene numerosos beneficios cognitivos. Entre los que encontramos el desarrollo de la concentración, la memoria y una mayor capacidad de resolución de problemas en los momentos más estresantes como exámenes o entornos laborales.

¡Práctica!

Gracias al estudio, al ejercicio, a la repetición de palabras en lenguas extranjeras, de hecho, se ejercita la memoria. Además, la capacidad de hablar dos idiomas se asocia muy a menudo con la capacidad de ser multitarea y de adaptarse más fácilmente a las situaciones inesperadas que la vida nos presenta.

Piense en cómo podría reaccionar ante una situación estresante o durante un examen al desarrollar estas habilidades. ¡Serías una bomba!

Diviértete y haz nuevos amigos

Otra de las ventajas de saber idiomas extranjeros es no limitarse nunca en ningún caso y divertirse, incluso jugando con palabras que no pertenecen a nuestra lengua materna.

De hecho, ser amable en tu grupo de amigos es fácil, pero ¿qué hacemos cuando vamos al extranjero o cuando algunos extranjeros se unen a nuestro grupo?

¿Por qué perder estas oportunidades? Puede que sea la persona de tu vida o es posible que hayas encontrado a tu mejor amigo. ¿Quién dice que debería hablar el mismo idioma que tú?

Piensa, más que nada, que estudiar un idioma extranjero puede ser una excelente manera de iniciar conversaciones interesantes sin correr el riesgo de crear una escena silenciosa y causar una mala impresión. Por lo tanto, vale la pena trabajar para abrir nuevas fronteras, de lo contrario, podrías vivir con el pesar de no haber hecho lo suficiente para superar estas barreras lingüísticas.

Ten confianza en ti mismo.

En el momento en que una persona está a punto de comenzar a aprender un nuevo idioma (inglés, francés o lo que sea) si no puede aprender o recordar cosas la primera vez, puede sentirse frustrado. Te sientes desanimado e incluso te quedas atascado ante la idea de hacer el ridículo frente a quienes realmente hablan ese idioma. ¿Te ha pasado alguna vez?

Sólo con el paso del tiempo y haciendo un esfuerzo extra, a medida que van apareciendo los resultados, se gana una mayor confianza que puede conducir a una gran satisfacción personal. Después de todo, es como superar tus propios límites, por lo que no puede hacer nada más que bueno para tu autoestima.

Por otro lado, desde el momento en que empiezas a hablar un nuevo idioma, hay muchas oportunidades y puertas que se pueden abrir. Todo gracias a esta nueva habilidad que se agregará en el curriculum vitae y esta conciencia solo puede garantizar una mayor confianza en uno mismo.

Este es un círculo vicioso: aprendes un idioma = mayor satisfacción personal = mayor autoestima = más confianza en ti mismo = más posibilidades de éxito.

No olvides incluir en este ‘círculo vicioso’ la importancia de demostrar tu título oficial, ¡muy importante!

¡Compártelo con quien tu quieras!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *