fbpx

Algunos consejos para aprender idiomas

Algunos consejos para aprender idiomas

 Para aprender un idioma hay que estar motivado, en caso contrario, te resultará muy difícil estudiarlo si no tienes motivos que para ti sean interesante y te den fuerza para persistir. Pretender deslumbrar a un inglés con tu español no es una razón suficiente. No obstante tengas o no motivación, una vez que te decides estudiar, por ejemplo inglés, lo importante es comprometerte.

Si aún no estas motivado, márcate una meta, por mero orgullo puede que en tu interior se manifeste la necesidad de sobreponerte y proponte pequeños logros al principio, al ver que los cumples se irá desarrollando en tu interior el interés por continuar.

Si puedes estudia acompañado

Las experiencias nos dicen que la presión mutua entre dos estudiantes estimula el apetito por aprender el idioma. El hecho de que uno avance mas que el otro, es un acicate para que el rezagado, por mero orgullo, decida poner el máximo empeño para alcanzar y superar a su compañero. Naturalmente, se trata de una “carrera” en buena lid.

Tener un compañero/a es una buena forma de estudiar. Tener a alguien con quien poder hablar, es la idea que hay detrás de aprender un nuevo idioma.

Habla contigo mismo

Como resulta lógico si no encuentras a nadie que te acompañe para estudiar un idioma extranjero, lo aconsejable es que te hables a ti mismo. Según la experiencia.  “Puede sonar realmente extraño, pero hablar contigo mismo en un idioma es una excelente manera de practicar si no puedes usarlo todo el tiempo”.

Diviértete estudiando

Es evidente que hablar en tu nuevo idioma, por muy poco que sepas es un acto muy creativo.

Se sabe que Los Super Polyglot Bros practicaron el griego escribiendo y grabando canciones. Por ello la imaginación es muy importante. Piensa en formas divertidas para practicar lo que has aprendido, por muy poco que sea aún. Escribe poemas, canciones, todo cuanto se te antoje. Divertirte estudiando idiomas es imprescindible para mantener el interés por ello.

Actúa como un niño

Como bien sabes los humanos aprendemos cometiendo errores. De niño los errores son frecuentes por la falta de experiencia, pero un adulto se avergüenza de cometer errores y esto es causa de desistir de algunos empeños, para que no le tachen  de torpe. Es como si fuese un pecado errar de mayor.

Cuando se trata de aprender un idioma, admitir que no lo sabes todo, es sin embargo, la clave del crecimiento y la libertad. ¡Deja ir tus inhibiciones adultas!

No tener miedo a hablar

Cuando decides a no tener miedo a equivocarte, es también el momento en que decides firmemente querer desarrollarte y mejorar. No te importe cuánto has aprendido y hablas con extraños en tu nuevo idioma: hablar con extraños en el idioma, pedir direcciones, pedir comida, intentar contar un chiste. Cuanto más a menudo haga esto, más grande será su zona de confort y más cómodo estará en situaciones nuevas. El miedo y los prejuicios irán desapareciendo y comprenderás que el error te da vigor para ir hacia adelante.

Naturalmente que al principio, te vas a encontrar con dificultades: por ejemplo en la pronunciación, quizás la gramática, la sintaxis o realmente no entiendes los dichos de tu nuevo idioma. No te preocupes. Lo más importante es desarrollar siempre esta sensación para poder corregirte a ti mismo.

Escucha con atención

Aunque te cueste creerlo es necesario aprender a escuchar antes de poder aprender a hablar. Cada idioma suena extraño la primera vez que lo escuchas. Sin embargo, cuanto más te expongas a él, más familiar te resultará, lo que te hará más fácil hablar y comprender.

Observa a otros cuando hablan

Como ya debes saber los idiomas imponen diferentes exigencias a la lengua, los labios y la garganta, porque resulta que la pronunciación requiere un esfuerzo tanto físico como mental.

Tal vez una manera de aprender la pronunciación Una forma, es mirar  a alguien mientras dice palabras que usan un  sonido que te es difícil de pronunciar, para luego tratar de imitar ese sonido tanto como te sea posible. Puede que al principio te sea algo  difícil, pero seguro que terminarás dominándolo. Dadas las experiencias al respecto esto es algo que se hace sin ninguna dificultad; después se trata de practicar y practicar.

A este respecto también es muy efectivo ver películas y televisión en tu nuevo idioma. Es un buen sustituto del aprendizaje.

 A modo de conclusión

Es evidente que nuestros consejos tiene su punto de mira en aquellos indecisos, aquellos que suelen poner obstáculos que no existen, para dar un paso hacia adelante en aquellos que en cierto modo le fascina, pero que no se atreve a abordar, el estudio de la lengua extranjera, lo que le haría una gran ilusión.

¿Existe una forma adecuada de abordar el aprendizaje de idiomas? Hay multitud de maneras para estudiar un idioma nuevo y dependen de las circunstancias personales del presunto alumno. Pero todo el mundo está facultado para aprender, el misterio se desvela cuando uno se conoce así mismo y es capaz de superar sus inconvenientes. Por ello, lo importante, es sumergirte y practicar tu nuevo idioma todos los días, una vez que sabes de tus carencias y de que hayas hecho el propósito de conseguirlo. En realidad, el propósito y la intención desempeñan el papel clave para triunfar en el intento.

El último consejo

Grábatelo y recuerda que el mejor resultado posible de hablar un idioma es comunicarse con los demás. Poder tener una conversación sencilla es una gran recompensa en sí misma. Y por favor, no te preocupes por tu capacidad actual para hablar con un extranjero. A él le encantará que quieras comunicarte con él en su lengua. Sabes que la mayoría de la gente será paciente, alentadora y feliz en complacerte.

Y como siempre, no te olvides que te damos acceso a las convocatorias de cualquier examen oficial.

¡Compártelo con quien tu quieras!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *