fbpx

¿Por qué no deberías traducir inglés?

¡Compártelo con quien tu quieras!

¿Por qué no deberías traducir inglés?

La traducción es un arte y una ciencia que no está alcance de un principiante, por lo que se debe ser cauteloso para no cometer errores. Cuando se está aprendiendo un idioma es muy frecuente ver películas subtituladas para acostumbrarse a escuchar la nueva lengua, es bueno, pero con demasiada frecuencia observamos que la leyenda no se corresponde literalmente con la secuencia y esto nos desconcierta.

Hay que tener cuidado

Pues sí, es cierto que la traducción nos puede servir para interpretar el contexto general; sin embargo, no siempre suele transmitir toda la información y menos aún los matices de las oraciones. El hecho es que como sabemos y ocurre en casi todos los idiomas y tal vez más en inglés, cada palabra puede expresar varios significados al mismo tiempo:

¿Cómo expresarías en inglés? Period, dot, point, score, stitch? Necesitas más texto, ¿no es así? Examinemos pues en la siguiente oración  concreta:

  • I see your point.

En el supuesto de que tuvieras que traducirla en el sentido más simple que pudieras, vocablo por vocablo, la definiría “Entiendo tu punto”. No obstante, esa expresión sería “Entiendo lo que quieres decir”.

Seguro que entenderías su versión original pero como puedes comprobar no suena bien o natural. De igual forma ocurre con la escritura. Lo mismo sucede cuando vas a escribir algo en inglés con el español en mente: por ejemplo, la expresión “tormenta en un vaso de agua” no es “storm in a glass of water”, sino “storm in a teacup”. (en traducción literal, “tormenta en una taza de té”, en inglés británico), y “tempest in a teapot” (en traducción literal, “tormenta en una tetera” en americano).

Si quieres hablar o traducir en ingles debes pensar en inglés

Actualmente aun es difícil, por no decir, imposible por ahora, que un diccionario, o un traductor automático puedan traducir igual que se piensa en inglés y tal vez, en ningún otro idioma. No existe una búsqueda de palabra por palabra que te pueda dar con precisión matemática el significado de determinadas expresiones. Por ejemplo, si empleamos el traductor nos dice que:

  • hit on someone

Se traduce literalmente como: “golpear a alguien”. En cambio su definición real es: coquetear o ligar.

Televisión y cine

No hace falta decir, que la traducción de películas, series y títulos son cuestionables. El problema radica en que las productoras buscan la eficacia, el título, el nombre etc., más vendibles. Se impone, pues, el marketing por encina de demostrar el verdadero significado en inglés.

La traducción trata de salvar ciertos escollos como puede ser la psicología del público al que va dirigida la traducción, se trata pues, de acercar al público, a la gente al trabajo, cuidando de mantener la esencia del mensaje original.

Hablar un idioma no es suficiente para saber traducir

Probablemente, pienses que el haber estudiado un idioma y tener cierta práctica y soltura, es suficiente para saber traducir y nada está más lejos de la realidad. Son muchas las personas que hablan más de un idioma, en la actualidad el bilingüismo abundan en el mundo. La pregunta es ¿por qué no son todos traductores?

La traducción es mucho más que hablar dos o más idiomas, se trata de un arte y exige del traductor muchas habilidades que no todas las gentes las poseen. Basta con saber que el traductor ha de dominar la gramática, el estilo, el vocabulario, la ortografía. Hay millones de personas que no dominan estas facetas en su idioma nativo cuanto más el de una lengua extranjera.

Cualidades de un traductor profesional

La cualidad capital de un traductor es que cuando alguien le lea no se dé cuenta de que se trata precisamente de eso, de una traducción, el que lee debe entender que se trata de un texto original.

El reto más grande en cualquier traducción es lograr que el lector del texto traducido no esté consciente de que está leyendo una traducción y no un texto original. Si lo anterior se cumple, es indicativo de que la traducción es probablemente correcta en su ejecución técnica y contextual. Jamás es posible trasladar el “espíritu” total del texto de un idioma a otro. Siempre hay una pérdida del significado total al traducir. Un traductor profesional debe de estar seguro, hasta donde sea posible, de que su traducción pierda el mínimo de su significado original.

Conclusión:

Para llegar a dominar el arte de la traducción es imprescindible que después de estudiar el idioma, el aspirante tenga que estudiar la carrera de traducción e interpretación o asistir a diversos cursos especialistas en el tema.

De no ser así, debes saber que la traducción te puede servir al comienzo de tu aprendizaje del inglés; sin embargo, no deberías hacer uso de ella siempre. Hay que evitar la obsesión de traducirlo todo  pues puede acabar con utilizar siempre frases literales sin ningún sentido, tu objetivo debe ser estudiar con ahínco para entender bien el inglés, salvo que tu ilusión sea convertirte en un profesional de la traducción y para ello debes acudir a un centro especializado, o estudiar la carrera.

¡Compártelo con quien tu quieras!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *