👑Isabel II de España, ¿era una reina ninfómana? - Elblogdeidiomas.es

👑Isabel II de España, ¿era una reina ninfómana?

Isabel II de España, ¿era una reina ninfómana?
¡Compártelo con quien tu quieras!

Hoy traemos unos apuntes del capítulo, tal vez, más obsceno de la historia de España, que tuvo por protagonista a una dama que por su vida licenciosa según algunos autores, se le adjudico la fama de ninfómana. Pero, ¿de verdad Isabel II de España era una reina ninfómana?

Isabel nació, el diez de octubre de 1830, en Madrid. Su padre era Fernando VII y su madre María Cristina de Borbón-Dos Sicilias, que era la cuarta esposa del rey y además era su sobrina carnal.

Los carlistas, popularizaron una copla alusiva

Clamaban los liberales

que la reina no paría

¡Y ha parido más muñecones

que liberales había!

Su educación

El ambiente familiar en el que vivió Isabel II careció de afectividad por parte de su madre y sin educación oportuna para una futura Reina de España. Para colmo se dice que sus preceptores estaban en el inicio de sus habilidades sexuales.

Entre ellos Francisco Frontela fue conocido como el amante de la reina. Mientras, Salustiano Olózaga fue el encargado de desflorarla y de iniciarla en los principios amorosos.

Descripción del Conde de Romanones

La valoración que hace el Conde Romanones de Isabel II es la siguiente:

A los diez años Isabel resultaba atrasada, apenas si sabía leer con rapidez, la forma de su letra era la propia de las mujeres del pueblo, de la aritmética apenas sólo sabía sumar siempre que los sumandos fueran sencillos, su ortografía pésima. Odiaba la lectura, sus únicos entretenimientos eran los juguetes y los perritos. Por haber estado exclusivamente en manos de los camaristas ignoraba las reglas del buen comer, su comportamiento en la mesa era deplorable, y todas esas características, de algún modo, la acompañaron toda su vida.

Su matrimonio

Isabel II fue declarada mayor de edad con trece años. Y su primer reto al que se ha  de enfrentar es el del matrimonio, que se convierte en una cuestión de Estado. El elegido para ser su esposo fue Francisco de Asís de Borbón, un hombre apocado y de poco carácter. Éste era hijo del Infante Francisco de Paula y de Luisa Carlota, y primo hermano de Isabel.

La expresión que se oía esos días en España era: ¡Pobre niña, condenada a matrimonio de conveniencia para salvar el trono!

Un matrimonio mal avenido

Desde el mismo momento de celebrarse la boda los dos se mostraron mutua antipatía. Francisco de Asís era homosexual, mientras que era conocida la escandalosa afición de la reina Isabel por los hombres. Esto producía constante separaciones.

Sus amantes

Según muchos autores, la vida de Isabel II era una fiesta continua. Se acostaba a las cinco de la mañana y se levantaba a las tres de la tarde. Este modo de vida levantaba fuertes críticas en la sociedad española.

El primer amante oficial fue el general Serrano a quién Isabel II le calificaba «el general bonito». Llegó a tal nivel del escándalo, que el ejército decidió trasladarlo fuera de Madrid.

Otros amantes

Otros amantes reconocidos son el cantante José Mirall, el conocido compositor Emiliano Arrieta, el coronel Gándara, también Manuel Lorenzo de Acuña, marqués de Bedma. También el capitán José María Arana, el capitán de ingenieros Enrique Puig Moltó, que fue el padre de Alfonso XII, al que llamaron puigmolteño.

También fueron amantes el secretario Miguel Tenorio, el cantante Tirso Obregón, José de Murga y Reolid, marqués de Linares por concesión real, el gobernador de Madrid y posterior ministro de Ultramar, Carlos Marfori y Calleja, que le acompañará a París cuando se exilia por el triunfo de la Gloriosa de 1868. El capitán de artillería, José Ramón de la Puente.

El rey Francisco de Asís

Mientras Isabel flirteaba con unos y con otros, su marido Francisco de Asís y Borbón solo tuvo un amigo, Antonio Ramón Meneses. Los amoríos de su esposa los soportó con naturalidad. Hay que tener en cuenta que por el reconocimiento de la paternidad de los hijos de Isabel II, él recibía a cambio un millón de reales.

Como dice Isabel Burdiel «casada a los dieciséis años con su primo Francisco de Asís, a quien aborrecía, Isabel II tuvo en ese marido a su más ferviente enemigo, el espía de todos sus actos, el deslegitimador de sus derechos al trono».

El final de Isabel II

El 28 de septiembre de 1868, se produce el levantamiento de la Gloriosa, que dirigían los generales Prim, Serrano y el almirante Topete quienes contaron con un gran apoyo popular. Lo que obligó la salida de Isabel II al exilio de París.

Desde él, no dejó de conspirar e hizo todo lo posible para que su hijo Alfonso XII recuperara el trono, como así sucedió en el año 1874. Isabel II muere el 16 de abril de 1904.

Isabel II de España, ¿era una reina ninfómana?

Aunque muchos autores dicen que Isabel II fue una ninfómana, para Isabel Burdiel «Isabel II no fue una ninfómana; simplemente estuvo mal casada. Es cierto que tuvo muchos amantes, pero eso era habitual entre la aristocracia y la realeza de la época».

2.5/5 - (2 votos)
¡Compártelo con quien tu quieras!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.